CleanTech en España: Un Viaje Hacia la Sostenibilidad

Por: <br><strong>Bianca Dragomir</strong>

Por:
Bianca Dragomir

España destaca por su abundante y económica energía limpia y tiene como objetivo la reindustrialización verde, aprovechando su base industrial sólida. España también es líder en hidrógeno verde, este viaje puede llevarnos a un futuro más sostenible y próspero.
Por: <br><strong>Bianca Dragomir</strong>

Por:
Bianca Dragomir

En un mundo cada vez más consciente de su huella ambiental, conceptos como Climate Tech y Clean Tech se vuelven esenciales. Mientras Climate Tech se concentra en tecnologías para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (por ejemplo, CO2, metano), Cleantech aborda el impacto de la humanidad en el medio ambiente y busca mitigar este impacto a través de tecnologías aplicadas en campos como la energía, calidad del aire, agua, gestión de residuos, agricultura, industria y movilidad.

La tecnología orientada al clima, conocida como “Cleantech”, se ha posicionado como una vanguardia en la lucha contra el cambio climático. Desde su nacimiento en Silicon Valley hasta su florecimiento en Europa, Cleantech ha representado un cambio paradigmático en cómo abordamos las cuestiones ambientales.

En la última década, la Unión Europea, con su enfoque en la innovación sostenible, ha emergido como líder mundial en la transición verde. Este liderazgo ha sido evidente en países como Holanda, Reino Unido, Alemania y España, donde se han desarrollado aceleradoras Cleantech, marcando un punto de inflexión en el ecosistema de innovación europeo.

En España, el lanzamiento de la primera aceleradora de Cleantech ha marcado el comienzo de una era de ecoemprendimiento. Este proyecto ha sido recibido con entusiasmo, reflejando una demanda latente en el ecosistema español por alternativas sostenibles. La aceleradora ha impulsado cientos de startups de Cleantech, expandiendo su modelo exitoso a otros países europeos y más allá.

La creación de ecosistemas robustos de Cleantech es esencial para el progreso en este campo. La innovación surge a nivel local, y la interconexión de diferentes actores dentro de un ecosistema fomenta el empleo, la innovación y la generación de patentes. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para maximizar el potencial de estos ecosistemas.

España se encuentra en un punto crítico de su historia. Con la abundancia de energía limpia y un sector industrial fuerte, el país tiene la oportunidad de ser un referente global en la reindustrialización verde. Las startups españolas, trabajando en la descarbonización de industrias clave, pueden jugar un papel crucial en la reducción de emisiones globales.

Para liderar la transición energética, España y Europa deben orquestar fricciones internas y desafíos regulatorios. La competitividad y el liderazgo en el escenario global serán cruciales para el éxito en esta misión.

La iniciativa Cleantech for Iberia, lanzada recientemente en España y Portugal, simboliza este esfuerzo. Con el apoyo de la fundación, para el desarrollo de tecnologías limpias, de Bill Gates, su objetivo es conectar políticas, capital e innovación para acelerar el desarrollo de tecnologías limpias en la península ibérica. Esta misión refleja el compromiso de España y Europa con un futuro más sostenible y tecnológicamente avanzado.

No es un esfuerzo aislado; requiere la colaboración de múltiples actores, incluyendo empresas, políticas gubernamentales, innovación y financiación. La misión es unir todas estas piezas para crear un impacto significativo y positivo en la región y en el planeta.

La aceleradora española ha jugado un papel crucial en la transformación del país, pasando de ser conocido por el “impuesto al sol” a convertirse en un centro de ecoemprendimiento en el sur de Europa. En los años siguientes, la aceleradora ha conseguido impulsar cientos de startups de Cleantech, expandiendo su modelo exitoso a otros países europeos como Rumania y Polonia, y más allá.

En el contexto actual, Europa enfrenta el reto de acelerar estas tecnologías al mercado. Aunque la Unión Europea es líder en investigación, carece de velocidad en la fase de aceleración de productos al mercado. Este desfase se contrasta con el progreso notable en países como Estados Unidos y China, donde la financiación y la inversión en tecnologías limpias están avanzando a un ritmo sin precedentes.

Visión a Futuro 

En los próximos 10 años, Cleantech se integrará en nuestro ADN, convirtiéndose en la norma operativa en todas nuestras acciones. La expectativa es que términos como “acero verde” o “cemento verde” se conviertan en conceptos cotidianos y no meras innovaciones.

Esta aspiración refleja un impulso hacia más tecnologías limpias e innovación, con la ciudadanía jugando un rol decisivo. La educación también es un factor clave, con programas de habilidades en la Unión Europea que conectan a diferentes actores para fomentar la formación y la incorporación de habilidades en empresas y centros educativos.

En un mundo donde la velocidad de la transición energética es crucial, Cleantech en España y Europa representa una oportunidad y un desafío. La colaboración, la innovación y el liderazgo son fundamentales para aprovechar este momento histórico y liderar el cambio hacia un futuro más sostenible y tecnológicamente avanzado.

Bianca Dragomir

Bianca Dragomir es directora de Cleantech for Iberia, iniciativa impulsada por la fundación de Bill Gates para el desarrollo de las tecnologías limpias Breakthrough Energy y Cleantech Group. Fue la primera mujer galardonada por la Unión Europea con el premio ‘European Cluster Manager of the Year’ y nombrada embajadora de clusters europeos. Fue asesora del Vice-Presidente de la Comisión Europea y de la Comisaria Europea de Industria, Emprendimiento y Pymes. Bianca fundó la primera aceleradora europea de clústers industriales, la primera aceleradora española de tecnologías limpias, el primer Think Tank de Smart Cities de España. Ha publicado en medios internacionales como The Independent o Financial Times. Colabora frecuentemente con el MIT Center for Collective Intelligence y Global Entrepreneurship Network.