La sanidad digital en las zonas rurales, una apuesta con múltiples beneficios

Por: <br><strong>Micaela Martelli</strong>

Por:
Micaela Martelli

La sanidad digital se convierte así en una herramienta que nos ayuda a que nadie quede atrás y que todos tengan acceso a la atención médica que merecen.
Por: <br><strong>Micaela Martelli</strong>

Por:
Micaela Martelli

Conforme avanzamos en la era digital en la que nos encontramos, la digitalización aplicada a la medicina en las zonas más agrestes y despobladas del país es lo que más está favoreciendo una atención sanitaria más equitativa y accesible teniendo en cuenta el cambio demográfico al que se han visto sometidas en los últimos años. 

Según los datos más recientes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el 16% de la población está empadronada en municipios rurales y el 78% de los municipios españoles tiene menos de 5.000 habitantes donde reside casi el 10% de la población. 

Si a estos datos le añadimos la dificultad de mantener centros de salud en estas zonas, que obligan en muchos casos a los pacientes a desplazarse unos 22 kilómetros de media para poder llegar a uno de ellos, el resultado es que la sanidad digital y la telemedicina podría ser una solución para abordar esta desigualdad. 

Porque, a través de la tecnología, los pacientes pueden conectarse con profesionales de la salud sin importar las distancias geográficas, llevando a cabo evaluaciones médicas en remoto. “El viaje del paciente” o el “Patient journey” que describe la experiencia completa del paciente dentro del sistema sanitario puede realizarse hoy en día de forma más eficiente con apoyo de la tecnología e incluso a distancia. Desde concertar una cita y realizar un diagnóstico, hasta realizar pruebas médicas o monitorizar las constantes vitales. Hoy en día, hay soluciones tecnológicas para que el enfermo pueda pasar por cada una de estas fases muchas veces sin necesidad de desplazarse. 

Por ejemplo, uno de los primeros pasos es el cribado o screening, una estrategia preventiva que detecta enfermedades o malas condiciones de salud en una etapa temprana, muchas veces, incluso antes de que se manifiesten los síntomas. Sin embargo, a menudo estos programas preventivos, como el test ginecológico de Papanicolaou, son difíciles de realizar en zonas remotas. Este test ahora se ha adaptado para que se pueda mandar a casa de la ciudadana y que de forma autónoma se saque una muestra que pueda entregar en la farmacia o mandar otra vez por correo. Además, con las soluciones tecnológicas que se apoyan en la inteligencia artificial (IA) se pueden medir biomarcadores, como el pulso o la tensión arterial, e incluso se puede predecir el riesgo de sufrir hipertensión o diabetes en cuestión de segundos, a través de un vídeo. 

Un entorno más humano

Cada vez hay más investigaciones que indican que una buena relación entre médico y paciente beneficia tanto la salud física como mental de este último. Por eso, se está apostando por incorporar la telemedicina para complementar la asistencia tradicional. 

Aunque nació en los años 50, la telemedicina no se utilizó masivamente hasta la pandemia del Covid-19, y su uso cada vez más frecuente está ayudando a humanizar la relación entre ambos. Gracias a estas plataformas tecnológicas, tanto los pacientes como los propios profesionales sanitarios pueden comunicarse en tiempo real en un entorno seguro. Y combinado con la IA generativa, el contenido de estas consultas se puede volcar directamente en el sistema para generar informes médicos que sirvan de registro de la evolución del paciente; y en su seguimiento periódico en el caso de los enfermos crónicos. 

Un ejemplo de lo que se puede conseguir con el seguimiento remoto de pacientes es el programa Valcrònic, en el que participó Telefónica, y que se llevó a cabo en la Comunidad Valenciana para los pacientes de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica que genera insuficiencia cardiaca y diabetes). Gracias a este proyecto, más de 500 enfermos que superaban los 75 años y tenían más de una patología redujeron en un 38% los ingresos hospitalarios. 

Estos pacientes fueron monitorizados en su domicilio gracias al servicio de gestión remota de la operadora, que les entregaba en su domicilio toda la tecnología necesaria para su control, y que incluía desde un equipo de telemonitorización hasta una serie de dispositivos biomédicos para el control de sus patologías, como tensiómetros, glucómetros o pulsoximetros. Todo ello, ayudo a detectar con antelación comportamientos anómalos e hizo que el 90% de los participantes en el programa conocieran mejor su enfermedad y recibieran mejores cuidados. 

Para la monitorización de pacientes mayores también puede ayudar la tecnología con soluciones de fácil uso, como Social TV, que a través de la pantalla de una TV permite a los mayores mantenerse en contacto con familiares, cuidadores y seguir un programa de ejercicios con sus terapeutas. No podemos olvidarnos que la soledad no deseada es un problema cada vez mayor en todo el país. El aislamiento poblacional y orográfico hace que sea especialmente acusado en el mundo rural y con la tecnología podemos mitigar sus efectos contribuyendo a una mejor salud mental.

La tele-farmacia también facilita la monitorización de estos pacientes. Y ya hay soluciones como las recetas electrónicas, o los drones que, en el caso de un piloto en Reino Unido, planea llevar medicamentos a zonas rurales de difícil acceso. Dispositivos que son especialmente útiles en casos de emergencia. El año pasado se publicó un estudio en la revista de divulgación médica Lancet en el que se demostró la eficacia de enviar desfibriladores ante paradas cardíacas en la vía pública a través de un dron, con muy buenos resultados. 

Pero toda esta tecnología debe contar con un sistema sanitario coordinado y mancomunado. La colaboración entre personal sanitario, como médicos y enfermeras, y otros profesionales relacionados con el mundo de la salud, como farmacéuticos y los servicios sociales, es imprescindible. 

La sanidad digital se convierte así en una herramienta que nos ayuda a que nadie quede atrás y que todos tengan acceso a la atención médica que merecen.

Micaela Martelli

Micaela Martelli, ingeniera industrial y MBA en el MIT Sloan, es directora de Soluciones Sectoriales de Telefónica España con responsabilidad sobre los sectores de Industria, Energía, Salud y Seguros desde 2024. Martelli comenzó su carrera profesional hace 25 años en Telefónica Argentina, y tras su paso por The Boston Consulting Group y Astrazeneca, donde fue miembro del Comité de Dirección para Portugal, se unió a Telefónica España en el 2022 para dirigir el área de Salud Digital.