España pisa el acelerador de las energías renovables y aspira a ser un líder mundial en 2030

Por: <br><strong>Eduardo Calderon</strong>

Por:
Eduardo Calderon

España, con su privilegiada ubicación geográfica y climática, posee un vasto potencial en energías renovables. A ello se suma una creciente infraestructura y una voluntad política que busca diversificar las fuentes de energía y reducir la dependencia de combustibles fósiles.
Por: <br><strong>Eduardo Calderon</strong>

Por:
Eduardo Calderon

El panorama actual

La transición energética en España ha capturado la atención de expertos y profesionales del sector, quienes ven en las energías renovables no solo una oportunidad de avanzar hacia un modelo más sostenible, sino también de impulsar la economía y el desarrollo tecnológico del país. 

Sin embargo, no todo es un camino de rosas. La rápida expansión de las renovables en España ha llevado a cuestiones relacionadas con la integración en la red, la gestión de la demanda y la necesidad de almacenamiento energético para garantizar un suministro estable. España destaca en el panorama mundial de las energías renovables por su compromiso con la sostenibilidad y la innovación tecnológica. Desde la energía solar fotovoltaica, que ha alcanzado una impresionante capacidad instalada, hasta las emergentes comunidades energéticas solares, España está redefiniendo el futuro energético, veamos a continuación un resumen de la situación actual en España:

Energía Solar Fotovoltaica

España lidera el camino en la generación de energía solar, con alrededor de 23 gigavatios instalados. No se trata sólo de grandes plantas fotovoltaicas; el país ha abrazado también el autoconsumo con placas solares en viviendas. El avance tecnológico está en pleno auge, con paneles solares de película delgada que son flexibles y ligeros, y con placas semitransparentes que ofrecen innovación en diseño.

Comunidades Energéticas Solares

Las comunidades energéticas representan un enfoque revolucionario hacia la descentralización energética. Con alrededor de 33-35 comunidades en España, el potencial de expansión es notable, inspirado por el éxito en países como Alemania y Dinamarca. Estas comunidades no solo fomentan la sostenibilidad sino que también empoderan a los ciudadanos en la gestión energética.

Energía Solar Termoeléctrica

A diferencia de la fotovoltaica, la solar termoeléctrica utiliza lentes y espejos para concentrar la irradiación solar y convertirla en calor. Aunque España tiene limitaciones para esta tecnología debido a su alto coste y necesidad de alta irradiación, hay potencial en regiones con condiciones más favorables, como África. Aunque la solar termoeléctrica enfrenta desafíos en España debido a su alto costo y necesidades específicas de irradiación, es una tecnología con gran potencial en regiones más favorables. Su capacidad para concentrar la energía solar y transformarla en calor tiene aplicaciones significativas en la producción de energía en áreas con alta irradiación solar.

Energía Eólica

España se destaca por su capacidad eólica. El sector está enfocado en desarrollar turbinas más grandes y eficientes, lo que permitirá optimizar la producción energética y contribuir significativamente a los objetivos de descarbonización del país. Con el avance tecnológico y la inversión en este sector, la energía eólica tiene el potencial de satisfacer una porción significativa de la demanda energética nacional. 

Bioenergía y Biogás

Aunque el biogás tiene una penetración limitada en España en comparación con otros países europeos, hay un vasto potencial para su desarrollo. A pesar del enorme potencial de biomasa de España, está rezagada en su desarrollo en comparación con otros países europeos. La bioenergía, que utiliza residuos orgánicos para generar energía, ofrece una alternativa renovable y sostenible que puede complementar otras fuentes de energía renovable y favorecer la economía circular.

Energía Geotérmica

Posee un alto potencial en España, pero su utilización actual es limitada. A pesar de las zonas geográficas óptimas para su explotación, la falta de una regulación firme y de incentivos adecuados ha mermado la inversión en este sector. En contraste, otros países europeos han avanzado más en su desarrollo geotérmico gracias a políticas más favorables.

Hidrógeno Verde

El hidrógeno es el elemento químico más simple y más abundante del universo. A pesar de esta abundancia. Es necesario extraerlo de compuestos como el agua (H2O) o el metano (CH4). El proceso convencional para obtener hidrógeno involucra el uso de combustibles fósiles, lo que resulta en emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, el hidrógeno verde se refiere a aquel producido utilizando energías renovables, garantizando una producción sostenible y libre de emisiones.

El método más común para producir hidrógeno verde es a través de la electrólisis del agua, donde se utiliza electricidad para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno. Para que este proceso sea verdaderamente sostenible, la electricidad utilizada debe provenir de fuentes renovables.

El papel de España 

España, dada su riqueza en recursos renovables y su infraestructura en crecimiento, está bien posicionada para liderar en el sector del hidrógeno verde. Sin embargo, como toda tecnología emergente, el hidrógeno verde enfrenta desafíos significativos en términos de costos, infraestructura y regulación.

El compromiso de España con las energías renovables es un ejemplo inspirador de cómo un país puede diversificar su matriz energética y liderar en la transición hacia la sostenibilidad. A pesar de los desafíos que cada tecnología enfrenta, el panorama general es uno de progreso y potencial. Con la innovación continua, la colaboración entre el sector público y privado, y el apoyo de políticas adecuadas, España está bien posicionada para continuar siendo un líder en el ámbito de las energías renovables y un modelo a seguir en la transición energética global.

El gobierno español ha reconocido este potencial y ha trazado una hoja de ruta clara para el desarrollo del hidrógeno verde hasta 2030.

Eduardo Calderon

Eduardo Calderón, Ingeniero de Caminos y Master MBA por el IE, cuenta con más de 20 años de experiencia en financiación y originación de oportunidades para inversiones en activos de renovables e infraestructuras para grupos como Ferrovial o FCC. Socio fundador de Columbus Infra SL, y CEO de Enerfip España, la filial en el mercado Ibérico del grupo francés Enerfip, la plataforma de financiación líder en Inversión Responsable en Europa que ha financiado hasta la fecha más de 450 proyectos de energías renovables, lo que ha supuesto una inversión de más de 400 millones de euros