La Medicina 3.0: El Futuro de la Salud está en tus manos

Por: <br><strong>Isabel Caruana</strong>

Por:
Isabel Caruana

Esta nueva era de atención médica que promueve la medicina 3.0 será más centrada en el paciente, más preventiva y más personalizada.
Por: <br><strong>Isabel Caruana</strong>

Por:
Isabel Caruana

Desde que era pequeña he escuchado a mi madre repetir el refrán “más vale prevenir que curar”, pero la medicina a la que he estado expuesta ha estado más enfocada en tratar las enfermedades una vez aparecen que en evitar que surjan. He visitado al médico cuando me he sentido enferma y necesitaba un remedio. En mis padres he observado lo mismo, a pesar de que ambos perdieron a sus padres de forma temprana por problemas cardiovasculares. No he sido consciente de la importancia de cuidar de mi salud día a día hasta que he sido adulta, y quizás más aún hasta que he sido madre. Creo que mis hijos se encontrarán con un panorama diferente, donde serán conscientes del potencial de la innovación y sabrán aprovechar la tecnología que tienen al alcance de sus manos para vivir más y mejor.

La medicina 3.0 es un término acuñado por el Doctor Peter Attia, un respetado médico estadounidense dedicado a explorar cómo alcanzar una vida más plena y longeva. En su obra, describe como la medicina 2.0, la que conocemos actualmente, ha estado centrada en combatir pandemias, como la del SIDA, la hepatitis C o, más reciente, el COVID 19. Sin embargo, esta medicina no ha sido tan efectiva en prolongar nuestra esperanza de vida como esperábamos.

Al comparar las tasas de mortalidad por enfermedades no infecciosas de hoy con las de hace un siglo, apenas observamos avances significativos. Excluyendo la mortalidad por enfermedades infecciosas, que disminuyó drásticamente con la aparición de los antibióticos en la década de 1930, el progreso en la reducción de las tasas de mortalidad por otras enfermedades ha sido limitado. Las enfermedades crónicas, responsables de un gran porcentaje de muertes, se desarrollan a lo largo de décadas, y una vez que se manifiestan, son difíciles de erradicar. Por ello, es imperativo que anticipemos y abordemos estos problemas de manera proactiva. 

Esta nueva era de atención médica que promueve la medicina 3.0 será más centrada en el paciente, más preventiva y más personalizada. Se trata de un cambio fundamental en la forma en que entendemos la atención médica para dar al paciente las herramientas y el conocimiento necesarios para cuidar de su propia salud, de trabajar en la individualidad y no en las medias, y de empoderar a las personas para que tomen decisiones informadas sobre su bienestar. Es un cambio de paradigma que puede transformar la forma en que abordamos nuestra salud y bienestar.

En este escenario, el paciente puede dejar de ser “paciente”. Las salas de espera se reducen gracias a la eficiencia tecnológica, y muchas de las pruebas médicas se trasladan al hogar. Ya no hace falta salir de casa en ayunas para realizar pruebas clínicas en un centro médico, sino que se pueden realizar desde casa sin ayuda de un profesional sanitario. Tampoco hay que esperar semanas para obtener los resultados de estas pruebas, ya que se pueden recibir con una notificación en el móvil en pocas horas. La atención médica se vuelve más accesible y conveniente que nunca. 

Pero este cambio no va solo de conveniencia, va de responsabilidad. Esta medicina 3.0 no es un juego de niños, sino que dota de una mayor responsabilidad a las personas en el cuidado de su salud.  Por ejemplo, aboga por dejar de jugar al escondite con las enfermedades. La medicina 3.0 pone foco en la anticipación, en la prevención por encima del tratamiento. En lugar de esperar pasivamente a que los síntomas o la enfermedad nos encuentren, pasamos a tomar medidas proactivas todos los días para mantenernos saludables. 

Ya hemos oído lo de que “el mejor momento de arreglar un tejado es cuando hace buen tiempo”. Siguiendo el símil, la medicina 2.0 buscará la forma de secar y tapar las goteras una vez ha diluviado; mientras que la medicina 3.0 estudiará la meteorología y pensará en cambiar el tejado aun cuando no se vean nubes negras.  Los pacientes 3.0 serán conscientes de que pequeñas decisiones diarias, por pequeñas que sean, tienen un impacto acumulativo significativo en su salud a largo plazo. Desde la comida que elige hasta el ejercicio que practica, cada decisión que toma es una inversión que crece con el tiempo, en lugar de esperar a que la enfermedad le obligue a actuar. Es como si estuviera construyendo un muro de defensa contra las enfermedades, ladrillo a ladrillo, día tras día, siendo el protagonista de su propio cuidado.

La medicina 3.0 nos insta a dejar de ser meros espectadores pasivos de nuestra salud y a asumir un papel activo como agentes de cambio en nuestras vidas. Ya hemos experimentado transformaciones similares en otras industrias, como el entretenimiento. Antes, estábamos limitados a una programación televisiva establecida, pero ahora, accedemos a una amplia variedad de programas a demanda que se adaptan a nuestros gustos. La elección está en nuestras manos: decidimos qué queremos ver, cuándo y cómo, con o sin publicidad.

En última instancia, esta medicina 3.0 nos desafía a todos a ser más conscientes, más informados y más comprometidos con nuestra salud y bienestar. Muchas de las soluciones ya están al alcance de nuestras manos y es nuestra responsabilidad impulsar este cambio para cuidar de nuestra salud y así ganar más tiempo para compartir con nuestros seres queridos y disfrutar de las cosas que realmente importan en la vida.

Isabel Caruana

Isabel Caruana es la Fundadora y CEO de Ailin.health, una plataforma de diagnóstico en remoto que está democratizando el acceso a pruebas médicas para una atención médica más accesible y conveniente. Desde Ailin.health, los usuarios pueden realizar pruebas de laboratorio desde la comodidad de sus hogares y recibir informes ultrapersonalizados explicados por profesionales sanitarios. Isabel está en una misión para proporcionar herramientas que empoderen a las personas en su autocuidado y promuevan una mayor autonomía en la gestión de su salud.